domingo, 25 de septiembre de 2016

"Parece que nos une el gusto por Pink Floyd"

Procurando no entrar en juicios personales ad hominem, por más que tal propósito no sea tarea fácil dado que nos estamos ocupando de un sacerdote argentino recién consagrado obispo por el papa Francisco y todo ello está encendiendo los ánimos en algunas redes sociales y sitios de Internet por ser este eclesiástico quien dicen que es, lo que sí parece indubitable es que la secularización que nace del paganismo y de la apostasía imperantes ha alcanzado de pleno, brutal y radicalmente, a la Iglesia, pobre esposa del Esposo,  ¡la secularización dando en la diana de la Esposa!Image result for pink floyd


Este neobispo argentino es aficionado a la música de Pink Floyd, dicen, que no es precisamente canto gregoriano. No me parece mal, ni modo; yo mismo, que estoy a años luz de ser santo aunque me sé llamado a serlo (llamada universal a la santidad para todo fiel católico), he escuchado varias veces toda la discografía del para mí genial grupo de rock sinfónico británico. De hecho, en mi olimpo particular mis bandas preferidas de rock son las que siguen y por este mismo orden: The Beatles, Pink Floyd, The Rolling Stones, Led Zepelin, Genesis, King Crimson, Emerson, Lake & Palmer, Yes, The Who, Deep Purple, , Crosby, Still, Nash & John, Supertramp (gustos un poco carcas los míos, lo reconozco). Solo que espero que el nuevo monseñor no confunda la “mística espacial” característica del sonido de Pink Floyd (excepcionalmente asociada a las drogas) con la verdadera mística de los santos y santas de Dios. Lo digo porque en el siempre muy informado Wanderer, no faltan voces que afirman que el nuevo obispo auxiliar de la diócesis argentina de Merlo-Moreno es bastante neomarxista, y ya esto sí sería un problema. Image result for pink floyd


¿Que no? Ahora mismo desde las ondas atlánticas de Radio San Borondón (Canarias), están defendiendo al Che Guevara, a Evo Morales, a las guerrillas marxistas latinoamericanas y a los hermanos Castro; están bufando contra lo que llaman el avance imperialista de la derecha en toda Latinoamérica; protestan contra la “inconsistencia” de la política de izquierdas de la médico y presidente chilena Michelle Bachelet, empero decididamente partidaria del aborto, como buena socialista agnóstica que ella es; gritan enrabietados a favor de que el gobierno de Manuela Carmena en Madrid quite finalmente la placa de esa calle dedicada al “asesino” Millán-Astray, fundador de la Legión española (resulta cómico, por decir lo más suave, que los comunistas, defensores de las tiranías comunistas que por el mundo han sido, silencien el genocidio de 100.000.000 de personas en menos de un siglo en nombre del marxismo de Estado y acusen de asesinos a personajes ciertamente criticables, imperfectos, fascistas, falangistas o filofranquistas como el militar coruñés José Millán-Astray Terreros, pero…), porfían que a pesar de que en efecto la situación actual en la Venezuela de Nicolás Maduro es difícil, ni punto de comparación con la corrupción de la derechona en los tiempos de Carlos Andrés Pérez, Caldera…Image result for pink floyd


Así que agüita, monseñor, si usted se define como neomarxista, o siquiera simpatizante de la causa, el neomarxismo implica aceptar a pie juntillas todo esto que yo he expuesto. Y por supuesto, el secular odio a Cristo y a la Iglesia, implícito, explícito, sutil, soterrado, rabiosamente manifiesto o medio pensionista, pero es innegable, está ahí, aflora: la izquierda radical -y esto lo pronuncia alguien que tampoco se considera de etiqueta de derechas; cada vez paso más de izquierdas, derechas y similares taxonomías al uso- no puede ocultar su odio a Cristo y a la Iglesia.Image result for pink floyd


Así que ojo y marque el paso, monseñor. Desde luego, entre Millán- Astray y don Miguel de Unamuno (célebre el encontronazo que tuvieron ambos personajes), siempre preferiré al literato, profesor y filósofo español. Pero entre Millán-Astray y el Che, casi que prefiero al primero, por más que a ninguno de los dos tuviera como amigo, ni como referente ético lo tuviera, y aunque me sigan gustando Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, casi toda la llamada canción de autor, que es por naturaleza contestaría, de izquierdas. Y aunque me siga gustando Pink Floyd, como informan que te gusta a ti mismo, monseñor.


Pero mucho ojo, agüita, de verdad.



26 de septiembre, 2016. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario