lunes, 12 de septiembre de 2016

"Excamilo en la corte del rey Podemos"

José Javier Barbero Gutiérrez, exfraile camilo (san Camilo de Lelis los fundó; se dedican a la sanidad, con predilección por los más marginados), 53 años, casado (creo que por lo civil, como que Manuela Carmena aún no alcaldesa de la capital de España presidió ese enlace matrimonial), 4 hijos, consejal de Ahora Madrid con mando en plaza, esto es, con cargo, dirigente de Podemos, brazo, en este caso izquierdo, nunca mejor dicho, de Manuela Carmena... Image result for parroquia de entrevias

Fue sanitario desde sus tiempos de fraile camilo, en un importante hospital madrileño, también se ha manejado como docente universitario, y durante todo este periplo vital habría de pasar por Cáritas, cómo no, donde trabajó con enfermos del Sida y otros colectivos marginales y ya era partidario del uso del preservativo para prevenir enfermedades de transmisión sexual y también ya era amigo de los curas "rojos" de la exparroquia San Carlos Borromero de Entrevías, Madrid. Exparroquia que tuvo que cerrar hace algunos años el cardenal Rouco y en la cual se daba la comunión con rosquillas a individuos como el tinerfeño-madrileño Pedro Zerolo, de confesión ateo, republicano, sociata y activista homosexual, y hasta se leían en las misas fragmentos escogidos de el Corán juntamente con pasajes bíblicos.Image result for parroquia de entrevias
 
No pongo en solfa los talentos, las virtudes, los valores, los méritos, la entrega, el carisma y la capacidad de amar como esposo, padre, militante y vecino de José Javier Barbero Gutiérez -ni los de otros militantes de Podemos de trayectoria similar o confluyente con la de José Javier-, cualesquiera que sean, quien además es padre de 4 hijos, cosa completamente infrecuente e impensable en la mentalidad laicista-izquierdista-, pero solo una pregunta, permítanme: ¿Dónde queda en toda esta movida ultraprogre la fidelidad a la Iglesia de Cristo, a su Evangelio, su Tradición, su Magisterio?, ¿dónde la fidelidad al testimonio de vida de un católico de la talla de san Camilo de Lelis?
 
 
Coda (postdata): acabo de leer algo sobre el filósofo, teólogo y poeta argentino Carlos Disandro. Desde luego, intuyo o conjeturo que su vida y obra puede que estén más cerca de Cristo y de la Iglesia que la vida y la obra del excamilo Javier Barbero y hoy podemita, acaso neomarxista; sin embargo, Dios tiene la última palabra sobre la vida y obra de ambos, porque Dios es el Juez misericordioso y justo. El Dr. Carlos Disandro fue de derechas (¿filofascista?), peronista del ala más tradicionalista o conservadora; curiosamente, Jorge Mario Bergoglio, actual papa Francisco, se considera también peronista solo que del ala o espectro más situado en la izquierda. Javier Barbero fue religioso progre y hoy día en que está casado con 4 hijos encima, será aún más secularista, me supongo, tal vez neomarxista, no creo que ateo pero igual es agnóstico, acaso católico heterodoxo, esto es, cristiano de base, qué sé yo. Image result for jacques maritain frases
 
Con todo, este breve apunte no es el lugar para entrar en el debate entre las ideas sedevacantistas del argentino Carlos Disandro (¿la extrema derecha eclesial?) y las del español Javier Barbero, que tal vez se siga autoposicionando en la extrema izquierda eclesial. El argentino Carlos Disandro fue un intelectual de universal reputación (en ámbitos germanófilos, sigue siendo un autor de mucho fuste), un hombre que llegó a pasar hambre física por causa de una pasión intelectual que le llevaba a invertir su escasa fortuna en libros en vez de en alimentos. Por su parte, Javier Barbero más parece un hombre de acción que de especulación intelectual, un militante o activista social más que un concienzudo teórico de las ideas.Image result for jacques maritain frases

Pero además es que yo no soy sedevacantista ni lefebvriano, ni siquiera tradicionalista unido a la Santa Sede vía Fraternidad Sacerdotal San Pedro, pongamos, que sí aceptan el Concilio Vaticano II y que por ello son a su vez rechazados por los lefebvristas de la FSSPX y más aún si cabe por los que considerándose herederos del legado espiritual de monseñor Marcel Lefebvre se reivindican críticos con lo que ellos llaman deriva "neoconciliarista" de la actual FSSPX presidida por monseñor Fellay. De modo que por no ser tradicionalista católico y sí más bien una persona que sigue apostando más por los sistemas democráticos, por muy burgueses y representativos que sean, que por los Estados confesionales católicos, ¿es por lo que no tengo del todo claro si es preferible el neotomismo del francés Jacques Maritain (uno de los inspiradores intelectuales del Vaticano II) al tomismo del argentino Nimio de Anquín, no en vano filósofo tomista próximo a las ideas fascistas?Image result for nimio de anquin  
 
En el asombroso debate de las ideas, así pues, ¿dónde situarse uno pisando firme, en la medida en que se pueda pisar firme sobre terrenos y suelos tan de por sí irregulares y resbaladizos? Toda vez que asimismo mi modesta trayectoria militante me ha llevado a estar más cerca en efecto de comunistas, ateos, anarquistas, feministas, librepensadores, laicistas y resto de militantes sociales que de los católicos "restauracionistas, sedevacantistas, lefebvrianos o tradicionalistas", pues estos últimos nunca se han hecho presentes en los movimientos sociales, ni modo, en las luchas herederas de la tradición e historia del Movimiento Obrero. Luchas sociales todas estas en las que sí se han hecho presentes los católicos pertenecientes al ala izquierda de la Iglesia, que son los que aceptan el Concilio Vaticano II con un entusiasmo que no es el mío precisamente pues en verdad considero que no es una euforia esa de ellos justa con el Concilio Vaticano II, al que los progresistas católicos o dizque católicos siguen comprendiendo en clave de ruptura con toda la Tradición, en tanto yo, desde la inevitable simpleza o modestia de mis herramientas, me empeño en comprender en claves de hermenéutica de la continuidad,  idea o propuesta muy cara a Benedicto XVI.

Y aún es más: los tradicionalistas católicos nunca se han hecho presentes en las luchas sociales porque ellos reconocen que las luchas sociales pertenecen a la tradición de la izquierda, a la tradición de los derechos civiles y la democracia, la libertad de pensamiento y de conciencia, y todas estas verdades de la modernidad son ciertamente negadas en el Syllabus de Pío IX (siglo XIX), y por ende negadas por los tradicionalistas, que las acusan o reputan de masónicas. De manera que lo que para mí puede haber constituido un ejercicio de entrega generosa a la solidaridad y la lucha por la justicia (me refiero, ni que precisarlo, a los movimientos sociales), para los tradicionalistas católicos sería no ya solo una lastimosa pérdida de tiempo y de energías sino una degradación mundanizante de la integridad de la doctrina católica. Participar en reivindicaciones sociales codo a codo con ateos, anarquistas, secularistas, feministas, librepensadores, agnósticos y demás descarriados, ¡puah!, máxime si consideramos las simpatías neofascistas y hasta neonazis de la llamada extrema derecha católica: lefebvristas, sedevacantistas. 

Entonces, en definitiva, ¿dónde está la verdad? Dónde hay más cantidad de verdad, ¿en el Syllabus de Pío IX o en los documentos del Concilio Vaticano II? ¿En el pensamiento neotomista de Jacques Maritain, abierto a los nuevos aires de una cristiandad no reñida con la modernidad, la democracia, las libertades civiles y los derechos humanos (todo esto constituye la gran novedad del Vaticano II), o en el tomismo del argentino Nimio de Anquín, partidario de los estados confesionales católicos y neofascistas?

13 de septiembre, 2016. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, militante social, bloguero.
Publicar un comentario