viernes, 23 de septiembre de 2016

"Sobre feminismos radicalizados"

La belleza de la maternidad cristiana que tan estupendamente ha puesto de manifiesto Montse Sanmartí Fernández (católica, esposa, madre de familia numerosa, bloguera…) en este artículo suyo en que critica con toda justicia y verdad la ideología de género y el feminismo radicalizado, tiene muy estrecha relación con el admirable testimonio, por santo, del joven mártir alicantino Francisco Castelló Aleu. Joven químico que sobrepasaba apenas la veintena de años (22 años tenía y un par de meses escasos en el momento de su ejecución), tenía sueños de ser apóstol de Cristo como seglar, como esposo y padre, tenía su novia, hondamente enamorados en Cristo, noviazgo cristiano, estaban a punto de casarse, pero se interpuso en su camino la atroz persecución religiosa que se desató en España con furia descomunal de 1931 a 1939 -y de la que nunca han pedido perdón los comunistas y similares de Radio San Borondón, ni lo harán, ni tampoco los de Podemos, ni lo harán-, y así le truncaron la vida terrenal al joven  Francisco Castelló Aleu, católico ejemplar, por el solo delito de ser discípulo de Cristo e hijo de la Iglesia.Image result for francisco castello aleu


Y es que la maternidad cristiana como ha sabido bellamente exponer en su artículo Montse Sanmartí (una de las firmas de esta estupenda bitácora En Cristo y María) es esto: opción por Cristo, hogar cristiano, Iglesia doméstica, generosa apertura a la vida... Justo con lo que soñaba Castelló Aleu. Image result for francisco castello aleu
 
 
Se dice -y parece probado- que el papa Pío XI lloró, no pudo contener las lágrimas, al leer las cartas que le escribió el joven Francisco a su novia, despidiéndose de ella, a su familia, valiente ante la inminente muerte, soñando ahora no ya con su hermosa vocación de esposo y padre, al lado de su novia a la que tanto amaba y con quien tanto quería -parafraseando aquí y ahora la dedicatoria a su amigo Ramón Sijé en la desgarradora elegía del también alicantino Miguel Hernández precisamente titulada “Elegía a Ramón Sijé”-, y sí preparándose para el encuentro con Cristo.Image result for francisco castello aleu
 
 
Sin duda, tan cierto como que el poeta Miguel Hernández, católico en su Orihuela natal, comunista en Madrid y durante la Guerra Civil Española (“malas compañías”, como la del ultrapagano y marxista radical Pablo Neruda, genial poeta chileno, sin duda, pero hombre anticatólico total, algunas mujeres de vida muy “liberada” y de la bohemia artística…), se reconcilió con la Iglesia hacia el final de su vida, preso y enfermo, es el hecho de que al papa Pío XI se le saltaran las lágrimas al leer esas cartas, pues a mí mismo se me empañaron los ojos al leerlas, inevitablemente. De lo impresionante que es el testimonio. Image result for francisco castello aleu
 
 
Como enseña santa Teresa de Lisieux, esa gran mística del siglo XX y ya para toda la Iglesia universal hasta la consumación de los tiempos, la vocación del cristiano es el amor: el amor profeso religioso, o el amor en el hogar como esposos. Sin embargo, ideologías paganas, antihumanas, y rabiosos feminismos que nada prácticamente mantienen en común con el sí muy interesante feminismo de la gran pedagoga italiana María Montessori -que además fue médico, conferenciante, escritora-, han venido deshumanizando a la mujer, bajo el pretexto de una liberación de la opresión causada por la maternidad y el patriarcado. Mentalidad feminista radical y anticristiana que yo mismo he localizado en tantas y tantas movidas de Iglesia, Cáritas incluidas, no en balde “infestada” de progres, multiculturalistas, laicistas…Image result for francisco castello aleu
 
 
Dios nos siga asistiendo en esta hora de rabiosa y radical apostasía dentro y fuera de la Iglesia de Cristo.
 
 
 
26 de septiembre, 2016. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario