miércoles, 2 de abril de 2014

"Luces y sombras de la Compañía de Jesús"


Carta a José Ignacio González Faus, sj -quien a a su vez suele escribir "cartas abiertas" a los papas últimos-:

Pues que comiencen primero los jesuitas del mundo entero a hacer realidad ese sueño del papa jesuita Francisco, hermano mayor en la fe de todos los jesuitas y pastor universal de la Iglesia. A saber: que en sus colegios y universidades haya realmente una promoción de educadores evangelizadores, esto es, militantes enamorados de Jesucristo y de su Iglesia, desde la triple fidelidad al Evangelio, el Magisterio y la Tradición; porque por desgracia, lo que se constata es que en tales centros de estudios (primaria, secundaria, terciaria o universidad) lo que abunda, excepciones de rigor aparte, bendito sea Dios, es la mentalidad secularista, el nepotismo, el espíritu mundano, lo políticamente correcto, y hasta un cierto elitismo muy propio de los colegios jesuitas. Y ya luego se pueden escribir cartas abiertas al papa Francisco…

idem
También, en sus centros culturales, los hijos de san Ignacio de Loyola y todo su equipo de colaboradores seglares deberían poner máxima atención a la promoción de cultura militante cristiana, siempre en fidelidad al Evangelio, la Tradición y el Magisterio, y mucha menos o ninguna atención a la promoción de cultura secularista “amigacha” de lo mundano: aborto sí nos dice esa cultura que incluso se promueve en ciertos espacios culturales jesuitas, eutanasia tal vez, anticoncepción casi siempre y familias con muy pocos hijos incluso para todos aquellos y todas aquellas que “por enchufe” enseñan en la escuela católica promovida por jesuitas -y por los salesianos, los paúles, las Cáritas diocesanas, las salesianas…-, feminismo de género sí… 

Y luego se pueden escribir todas las cartas que se desee escribir al papa Francisco, jesuita también, hijo de un san Ignacio que, si volviera a este mundo y contemplara el estado actual de esta Iglesia mundanizada, nepotista, hipócrita, autoritaria y mediocre -salvo todas las excepciones que se quieran, bendito sea Dios y su santo Espíritu-, no sé ni qué pensaría…

2 de abril, 2014. Luis Henríquez: profesor de humanidades, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario