domingo, 9 de octubre de 2016

"Odium fidei"

¿Por qué en general los comunistas en España -salvo honrosísimas excepciones, por lo común hechas públicas a título individual- y similares correligionarios (izquierdistas de varia tipología, neomarxistas, feministas radicalizadas…) nunca piden perdón por la bestial persecución religiosa contra la Iglesia católica llevada a efecto desde 1931 a 1939 por odium fidei?
 
 
Julio Anguita, comunista de toda la vida, es muy probable que sea un hombre honesto, fiel a sus ideas marxistas -a mi juicio, equivocadas, al menos la inmensa mayoría de las mismas-, un hombre talentoso, con valores, con carisma, con sed de justicia social en claves marxistas, vale. Pero recoño, ¿por qué no piden perdón por ese horroroso episodio de persecución religiosa en España por odio a la fe, llevado a cabo desde 1931 a 1939?Image result for odium  fidei
 
 
Constantemente piden a las autoridades de la Iglesia que pidan perdón, por el apoyo de esta a la dictadura de Francisco Franco. No es mi propósito defender el régimen autoritario o dictatorial de Franco -ni viene al caso aquí y ahora, ni soy competente para tal acometida intelectual-, pero ¿tan malo fue el régimen franquista que sigue impulsando a  muchos izquierdistas de España a estar constantemente recordándolo, mentándolo a toda hora, culpando al régimen de Francisco Franco (41 años lleva casi ya muerto y enterrado el que se autoproclamó “caudillo de España por la gracia de Dios”) de ser el causante-culpable de todos los males de la Patria (hasta de la renuncia de Pedro Sánchez como secretario del PSOE es culpable Francisco Franco, probablemente), exigiendo responsabilidad a la Iglesia por su complicidad con ese tan funesto régimen, en tanto los izquierdistas (ya queda dicho: comunistas de varias escuelas o tendencias, neomarxistas, feministas radicalizadas…) tratan de exculpar esa horrorosa persecución a la Iglesia por odium fidei de todas las maneras dialécticas posibles? Image result for odium  fidei


Obsérvese que de los cuatro mártires de Nembra que la Iglesia ha beatificado y que hoy sábado 8 de octubre del presente 2016 merecerán un acto litúrgico propio de "refrendo" de la beatificación ya reconocida y solemnemente decretada por la Santa Sede, con Santa Misa incluida en la catedral de Oviedo, dos de ellos eran padres de familia numerosa, jóvenes aún (48 y 43 años, respectivamente: Segundo Alonso González e Isidro Fernández Cordero, 12 hijos el primero, 7 el segundo), y eran hombres trabajadores, jornaleros, pequeños comerciantes, mineros ambos; esto es, eran hombres del Pueblo, no eran burgueses, no eran aristócratas adinerados, seculares enemigos del socialismo y de la lucha proletaria. No; el único delito de ambos, ser “rezadores”, dirigentes locales del Sindicato Católico de Mineros y de la Adoración Nocturna, o sea, el delito de ser católicos.Image result for odium   fidei
 
 
Yo, que ni pretendo ni puedo ser abogado del Diablo -en este caso, jugando a favor de los perseguidores-, a menudo me he planteado qué razones ocultas pudieron darse a través de las cuales sea más fácil entender hoy día, casi un siglo después de acontecidos los hechos, la ferocidad de una persecución religiosa como la que se vivió en España durante esos años. O lo que es lo mismo: es tan absurdamente arbitrario y ferozmente inhumano asesinar a alguien por el simple hecho de ser católica esa persona, que uno tiende a buscar otras causas de fondo, motivos no desenterrados aún, no iluminados, la sombra alargada de seculares odios alimentados contra la Iglesia...

 
No me parece que alguien como el genial trovador alejandrino y sobre todo en lengua francesa Georges Moustaki (de ideología entre trosquista y anarquista), autor de canciones convertidas en himnos a la libertad y la solidaridad para varias generaciones de aficionados a ese tipo de música contestataria, fallecido en el año 2013, aplaudiera un hecho tan deplorable como la persecución religiosa que se dio en España entre 1931 y 1939. Sin embargo, más allá de la consideración que me merecen algunas personas marxistas o izquierdistas en particular -merced a la consideración que me merecen por su obra literaria, filosófica, artística, musical, etcétera-, de toda esa búsqueda de causas o motivos de fondo explicativos del odio a la fe, quien las líneas de esta nota escribe solo ha encontrado una permanente respuesta, digo causa: la persecución religiosa aconteció por la razón principal del odium fidei enarbolado hasta el más bestial de los paroxismos por ideologías materialistas y ateas empeñadas en arrancar de la faz de la tierra todo rastro de la fe católica. En España como en México con su Revolución, y en el país azteca lo mismo que en la antigua URSS y Estados comunistas satélites: el totalitarismo marxista persigue con saña a la Iglesia.
 

 

Con todo, si hay otras causas que vengan a ser importantes y determinantes de esa persecución, o lo que viene a ser lo mismo, explicativas de tal persecución religiosa, yo al menos no he sabido encontrarlas desde la inevitable modestia de mis herramientas y recursos.

 

 

 
9 de octubre, 2016. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.

 
 
 
 
 
Publicar un comentario