domingo, 2 de octubre de 2016

"¿Sigo estando en lo cierto?"

Permítame reproducir para este post suyo, P. Fortea, un comentario que hace un par de días subí a otra bitácora de información religiosa, y de formación doctrinal asimismo, cuyo nombre omitiré porque no viene al caso, no es necesario, estimo. Y para evitar posibles malos entendidos, toda vez que existe en la Iglesia una legítima pluralidad de dones, carismas, acentos, experiencias y tendencias pastorales, y para mí todas en principio son válidas a condición de que se respete la unidad doctrinal de la Iglesia, mas como no se me esconde que proliferan los conflictos intraeclesiales, las controversias a menudo incluso agresivas... Pues esto, por si acaso, yo no quiero alimentarlas.Image result for homo sapiens


Aunque se refiere a la realidad actual del Gobierno chileno de Michel Bachelet, siendo esta socialista agnóstica o atea, esto es, laicista, en casi todo coincidiría su programa de gobierno con el del PSOE de Pedro Sánchez, ya ahora exsecretario de un partido que se caracteriza en España por su radical componente laicista, exactamente como el partido socialista chileno de la médico Michel Bachelet, cuyos talentos, valores personales, carisma y cualidades no pretendo poner en solfa, solo señalar el denso laicismo de sus políticas administrativas o gubernamentales.Image result for homo sapiens
 
 
En Infovaticana, sitio donde usted tiene ahora su bitácora luego de su paso de años por la siempre heterodoxa Religión Digital, su blog o columnita digital ahora en otra publicación sí más claramente ortodoxa católica, P. Fortea, hace unos días leí comentarios de algunos foristas que se presentaban como chilenos conocedores de las andanzas libinidosas, promiscuas o libertinas de la señora presidenta chilena. Acusaciones fuertes de las que yo no me hago eco en absoluto; perdón, sí que me hago eco, pues las cito aquí y ahora, pero ni quito ni pongo, ahí las formularon esos foristas que se presentan como chilenos; de este asunto, nada sé, y me gustaría pensar que son falsas, mas si son verdaderas, ni me interesan ni me afectan, pues en todo caso pertenecen a la intimidad de la chilena Michel Bachelet. Asimismo, ya circula por Facebook y me figuro que por otros sitios de Internet la noticia de que según un cierto informe siquiátrico muy reciente, el perfil de Pedro Sánchez corresponde al de un individuo o especimen de Homo Sapiens  frío, calculador, no poco maquiavélico, con rasgos sicopáticos. Lo mismo: ni me interesa; solo me preocupa el señor Pedro Sánchez como político que se dice socialista del PSOE y que para mí no es socialista de verdad, o sea, no es militante de la solidaridad, la justicia social, la verdad sobre la condición humana. Es un socialista (sociolisto más bien) que vive del socialismo sin serlo, así la inmensa mayoría, honrosas excepciones aparte.Image result for homo sapiens 


Es este:


Me asombra el caso de Chile. Su presidenta Michel Bachelet es socialista, agnóstica se confiesa ella, o acaso atea. Solo que digo que me “asombra” porque hace unos días, escuchando una conocida emisora canaria de radio de ideología izquierdista-marxista, su director y locutor principal se refería al Gobierno de Michel Bachelet como “izquierda medio malograda, no muy de izquierdas, pero en todo caso mejor que todo posible gobierno de partidos de la derecha”.
Quien estas líneas escribe tampoco se considera propiamente de derechas, aunque ciertamente si un corpus doctrinal como el del nacionalismo católico está inmensamente más próximo a la doctrina tradicional de la Iglesia que el del marxismo -en el 95% de los casos, enemigo a muerte el marxismo de la Iglesia-, yo me declaro ahora mismo simpatizante del nacionalismo católico, por muy políticamente incorrecto que ello venga a ser, o incluso considerando las enmiendas a la totalidad que habría que señalar para todo nacionalismo católico. Image result for homo sapiens


Quien estas líneas escribe tampoco se considera propiamente de derechas, aunque ciertamente si un corpus doctrinal como el del nacionalismo católico está inmensamente más próximo a la doctrina tradicional de la Iglesia que el del marxismo -en el 95% de los casos, enemigo a muerte el marxismo de la Iglesia-, yo me declaro ahora mismo simpatizante del nacionalismo católico, por muy políticamente incorrecto que ello venga a ser, o incluso considerando las enmiendas a la totalidad que habría que señalar para todo nacionalismo católico. Image result for homo sapiens
 
 
Pero el aspecto que me interesa destacar es este: según este opinólogo izquierdista-marxista confeso, y ateo, el Gobierno presidido por la chilena Michel Bachelet es “malogradamente de izquierdas”, empero un Gobierno que legisla a favor de la ideología de género, como bien pone de manifiesto en su artículo el jurista y catedrático universitario uruguayo Carlos Álvarez Cozzi. Mas entonces, si fuese no malogradamente sino “logradamente” de izquierdas, ¿cuáles deberían ser los pasos que habría de ir dando el Gobierno de Michel Bachelet?Image result for homo sapiens


No soy adivino, y puede que no sea siempre perspicaz en mis análisis, pero aun así considerando la propuesta radicalmente laicista de la izquierda española a la izquierda del PSOE (Podemos, Izquierda Unida, Unidos Podemos, la izquierda independentista…), cabe sospechar que una izquierda “lograda o coherente, consecuente” con su ideario ultralaicista se traduciría en aborto libre y gratuito, ataque sistemático a la familia tradicional, ingeniería social, apoyo a la causa de los homosexuales, ideología de género a toda hora y por decreto…Image result for homo sapiens
 
 
Ya. Y entonces, de ser así, o mejor dicho, siendo así como de hecho es, un ciudadano cualquiera que considerase el votar-apostar por partidos de izquierda con vistas a proporcionar mayores cotas de justicia social a la sociedad -la apuesta por la justicia social es el legado-reclamo de las izquierdas, aunque otro asunto es que esa justicia social proclamada como herencia propia haya sido justamente puesta en práctica siempre y toda vez por las izquierdas a lo largo y ancho de la historia-, ¿tendría que aceptar todo el paquete de iniciativas políticas, que incluyen, como hemos adelantado, un radical laicismo?
 
 
Me pregunto en voz alta, como quien se pregunta -ignorando casi todas las respuestas- que cómo ha venido a ser posible que el solo mentar el concepto nacionalismo católico provoque en las mentalidades adscritas a la democracia liberal o burguesa una inicial mueca de mosqueo, desaprobación. O lo que es lo mismo: el furibundo laicismo anticristiano promocionado por las izquierdas más extremistas, no raramente traducido en despiadado odio a Cristo y a su Iglesia, ¿no justifica el interesarse al menos cognitiva, intelectual, culturalmente por aprehender qué asunto sea ese del nacionalismo católico?Image result for homo sapiens
 
 
2 de octubre, 2016. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.  





 
Publicar un comentario