jueves, 25 de diciembre de 2014

"¡25 de diciembre!!



El santo padre Francisco nos comfirma en la fe a los católicos con la luz de esta homilía suya. Todo hay que decirlo, lo bueno, lo malo, lo regular, lo no tan malo, lo óptimo…idem supra

Hoy es Navidad. Y el Papa nos confirma en la fe con una homilía sencillamente diáfana: lo que proclama es la fe de de la Iglesia en el Niño Jesús Salvador, el único Salvador de la Humanidad, el Emmanuel o Dios con nosotros. Ciertamente o por lo demás, la Iglesia continuará arrastrando sus seculares problemas, su rabiosa mundanización interna, la crisis de fe y de credibilidad de que adolecen muchos de sus hijos e hijas. Pero como la Natividad es uno de los misterios esenciales de la fe cristológica... Hay motivos para estar alarmados por causa del clima de egoísmo, indiferencia, nepotismo, mediocridad, tibieza, mundanismo y abierta apostasía que se respira en innúmeros ambientes o escenarios eclesiales católicos, pero perder la fe, la esperanza y la caridad es mortal de necesidad.

Cierto que cuando hay gentes de Iglesia que han hecho mucho daño al prójimo (pienso en curas pederastas, pienso en la mezquina indiferencia hipócrita, despectiva y autoritaria y por supuesto mundana de ciertos eclesiásticos…), no es nada fácil perdonar, animarse, reanimarse, rearticular una y otra vez, como incansablemente, la experiencia personal de fe. Pero por más que cueste y por más tópico que sea el admitir lo que sigue, tirar la toalla es mortal de necesidad.

Que hoy, 25 de diciembre, es Navidad…


25 de diciembre. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.
Publicar un comentario