miércoles, 13 de junio de 2018


"Ciudad de Dios, ciudad secular"



Son de agradecer sus valientes palabras, D. Minutella, proféticas, apasionadas, encendidas pero no exentas de notas o gotas de humor, ¡como que loado sea el hermano humor, parafraseando o recreando el espíritu de san Francisco de Asís!
 

Lo que está pasando en la Iglesia, los lectores y foristas de esta bitácora (Como Vara de Almendro) ya conocemos que son los acontecimientos propios del inicio del final de los tiempos en que estamos. Un botón de muestra: acabo de escuchar en una emisora de radio canaria llevada por comunistas, filocomunistas, progresistas, feministas, abortistas, laicistas, relativistas, globalistas, homosexualistas, bolivarianos, chavistas, maduristas, castristas y podemitas una entrevista a un político nacionalista canario dizque católico, y he sentido mucho asco -debe ser este asco por lo lejos que estoy de la santidad-, rabia, desilusión y pena por causa de lo que he escuchado.



¡Menuda farsa la del progresismo politiquero, enemigo de Cristo y de su Iglesia, enemigo del Reinado Social de Cristo! Políticos con la cara muy dura que se empeñan en el mantra o cantinela de la solidaridad con los empobrecidos y las puertas abiertas a la inmigración, con este propósito inconfesable: seguir viviendo de la política profesional.Resultado de imagen de stevie wonder


 
Desde luego, políticos de la llamada derecha (obviamente, no me estoy queriendo referir al Partido Popular, ni tampoco pretendo canonizar a la otra derecha a que me refiero, de suerte que yo mismo no me considero propiamente de derechas, tampoco de izquierdas), por principio despreciados por todos estos progresistas por lo común de vida muy regalada, muy burguesa, ¡están más cerca del ideario católico y de la noción de Reinado Social de Cristo que todos estos progresistas dizque católicos que viven profesionalmente de la política a base de intentar convencernos de lo buenos, justos, militantes y solidarios que son, con su sempiterna cantinela de solidaridad con los empobrecidos y puertas abiertas a la inmigración!


Menudos farsantes, quienes por cierto a las primeras de cambio van a por uno y lo tratan de ningunear encima, cuando les echas en cara que has descubierto su goloso pastel.


 
Entonces, así las cosas, nada me extrañan las palabras de D. Minutella (ejemplar sacerdote italiano, valiente entre los valientes), advertidoras de la herejía y la apostasía auspiciadas desde la cúpula actual de la Iglesia. Sociedad degradada a tope, desmoralizada, sumida en la apostasía, en la que políticos dizque católicos como el traído aquí por mí afirman tan panchos que en principio le parece una buena noticia la llegada al poder del sociata Pedro Sánchez. 


 
Claro que te parecerá bien, pero para defender tus intereses partidistas y tu bolsillo, ¡menudo demagogo y encantador de serpientes que eres! ¡Pedro Sánchez, nada menos!, no jodas. Cuando Pedro Estornudo Sánchez es un arribista de tomo y lomo, borracho de ansia de poder y sin escrúpulos, un esbirro del globalismo al servicio del Nuevo Orden Mundial al que España le debe importar un bledo y cuyo zapateril programa político es igual a laicismo por un tubo (más apoyo a la ley del aborto, seguro que eutanasia, más homosexualismo, más feminismo radical, más ideología de género, más antinatalismo, más ataques sectarios a la familia tradicional, más inmigración invasiva…), más gubernamental odio a Cristo y a su Iglesia, más desempleo, lo más probable, más servilismo a los separatistas golpistas y exterroristas... 


¡Y a este nota le parece bien la llegada al poder de la nación del felón, ególatra, arribista, pequeño-burgués, falso socialista (es decir, de los que cobran por no serlo, frente a los socialistas militantes, que más  bien pagaban por serlo: Bruno Alonso, Julián Besteiro...), oportunista y sin escrúpulos Pedro Sánchez! ¡Y a sus amigos izquierdistas radiofónicos que le dan cancha a toda hora les parecerá mal una mujer excepcional como Rocío Monasterio (católica, esposa y madre de familia numerosa -4 hijos-, arquitecta, empresaria, antiabortista, contraria al feminisno radical, partidaria de la familia tradicional conformada por la unión entre un hombre y una mujer, muy activa en Vox...), al tiempo que aplauden a Ada Piña Colau, a Ana Gabriel y a ese largo etcétera de ultraprogres vividoras pequeño-burguesas, enemigas declaradas de Cristo y de su Iglesia y de nuestra patria!



Como que son malvados. Es decir, no pocos comunistas, filocomunistas, progres, globalistas, homosexualistas, podemitas, feministas, relativistas, guevaristas, bolivarianos, castristas y demás familia que bla bla bla con el mantra de que el dictador Franco para arriba, el asesino Franco para abajo, el genocida Franco que por esto o por lo otro, son lisa y llanamente malvados, en el sentido bíblico y católico del término. Y como malvados que son odian a Cristo y a su Iglesia.



Malvados, sí, ruines, posesos: están en el eje del mal. Porque ciertamente comparar la España de Franco sobre todo en sus últimas dos décadas (el desarrollo alcanzado, la justicia social que se logró, la tranquilidad social, la "escasa" población reclusa en comparación con la actual, entre otros indicadores propios de lo que se conoce como Estado del bienestar) con el infierno comunista que se vive actualmente en Venezuela y no digamos en Cuba, es un insulto a la inteligencia, como poco. Mas a tales fanáticos sectarios que son hijos pródigos del comunismo (la ideología más perversa, genocida y criminal de cuantas ha conocido la historia de la humanidad), no les interesa en modo alguno la verdad. Ninguna verdad.



De manera que, en vista de la que está cayendo ¿encontrará fe el Hijo del hombre a su regreso a la Tierra?







14 de junio, 2018. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.



 
Publicar un comentario