jueves, 2 de abril de 2015

"Se trata de un nuevo prefecto para los retos de siempre (y los defectos)"

El cardenal Giuseppe Versaldi, flamante nuevo prefecto de la Congregación para la Enseñanza Católica, ¿contribuirá, en efecto, a dar impulso misionero o militante, esto es, evangelizador, a una escuela católica que es, en general y salvadas las honrosas excepciones de rigor, en palabras que una vez escribió el forista mexicano Capeto en esta misma La cigüeña de la torre, “nido de corrupción, nepotismo o tráfico de influencias, fábrica de agnósticos y de ateos”.Resultado de imagen de escuela     publica

La escuela católica no evangeliza, salvadas, repitamos, las excepciones de rigor confirmantes de la regla. En primer lugar, porque la inmensa mayoría de sus educadores ni católicos militantes son; hasta podría ser que fuesen buenos o magníficos profesionales dela docencia en Matemáticas, Dibujo, Geografía o Historia, vamos, en cada una de las materias del currículo académico, pero al no ser católicos, pues no evangelizan. Y como resulta que muy a menudo los pocos religiosos y religiosas que van quedando en las escuelas o colegios católicos tampoco evangelizan especialmente…Resultado de imagen de escuela     publica

Pero igual este cardenal Versaldi es un gigante de la fe, un enamorado de Jesucristo y de su Iglesia y será una gozosa realidad que todas esas fidelidades suyas y ese amor suyo al que es el amor de los amores contribuirá a que la educación católica recupere su pulso o pulmón de plataforma verdaderamente evangelizadora, militante, hasta el extremo de convertir en innecesarias y, sobre todo, desmentidas por los hechos las palabras del forista Capeto: ”La escuela católica es nido de corrupción, tráfico de influencias, promoción de mentalidad mundana, agnostizante y ateizante”.Resultado de imagen de escuela     publica


Tiene usted un gran reto por delante, cardenal Versaldi, al frente de tal dicasterio. No en balde, yo mismo tendría que estrujarme los sesos para dar con algún educador de la escuela católica que manifieste auténticamente un talente, una actitud católica evangelizadora, misionera, militante. Porque por lo general están más cerca -o completamente imbuidos, también se da con frecuencia esto último- de todo lo que es mediocridad en el testimonio de la vida cristiana, tibieza, carrerismo, trepismo, apostasía...Resultado de imagen de escuela    catolica


Las asechanzas de Satanás siguen haciendo estragos en la Iglesia, cardenal Versaldi. Lamentables destrozos. Y entretanto, muchos pastores como echando balones fuera, mirando para otro lado, o directamente puteando a militantes conversos a Cristo y a su Iglesia, mientras siguen promocionando, también para la enseñanza católica -de la que usted acaba de ser elegido nuevo prefecto, en vez de militantes o evangelizadores entusiasmados con Jesucristo y con su Iglesia, y por supuesto que esforzados en ser buenos profesionales-, a arribistas, carreristas, figurones, feministas proabortistas, antinatalistas, secularistas, mediocres políticamente correctos, tibios ("A los tibios vomitaré de mi boca", dice el Señor), apóstatas...


En fin, que Dios nos coja confesados.Resultado de imagen de escuela    catolica


2 de abril, Jueves Santo, 2015. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social. 
Publicar un comentario