martes, 5 de julio de 2016

" 'La última luz' de Juan Manuel de Prada"



Es exactamente lo que está pasando en la Iglesia, expresado con dramática y desgarradora lucidez, como por otra parte suele ocurrir con artículos e intervenciones públicas de Juan Manuel de Prada.
 
En efecto, la Iglesia está mundanizada a tope, bestialmente copuladora la Iglesia con los poderes de este mundo, mal pastoreada por no pocos pastores que se comportan como lobos disfrazados con piel de cordero. Iglesia que no promociona evangelizadores, esto es, militantes conversos a Cristo, entusiasmados por ende con el Evangelio, la Tradición y el Magisterio; en su lugar, promociona trepas, arribistas, figurones, mundanos, laicistas, carreristas, antinatalistas, antimilitantes, relativistas, burócratas, mediocres políticamente correctos ... Image result for juan manuel de prada
 
Una Iglesia que se traiciona a sí misma traicionando a Cristo, su maestro, el Esposo, el Señor, su única razón de ser, a base de pactar con modas, seducciones e imposiciones provenientes del Mundo, que es casi siempre lo mismo que decir provenientes del Maligno.

Juan Manuel de Prada vuelve a poner el dedo en la supurenta y muy pestilente llaga de la Iglesia con este artículo suyo titulado "La última luz": Religión en libertad, 4/7/2016. De manera que ante la desoladora gravedad de lo que señalas en tu artículo, solo nos queda la esperanza, Juan Manuel de Prada, que es Cristo crucificado y resucitado: no hay resurrección sin cruz, porque muchos primeros serán últimos y muchos últimos serán primeros, en vista de que qué le vale al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma, desde la certeza de que como a Cristo mismo el mundo lo odió, a los que se consideren discípulos suyos el mundo también tenderá a odiar...


Empero, como Dios, que es el sumo bien, el Señor de la historia y de él es la última palabra de salvación frente a todos los males y tribulaciones de este mundo, lo mejor en estos casos es meditar en la experiencia de fe crística de los santos y santas de Dios, estén o no estén oficialmente en los altares. Nunca la Iglesia se ha visto privada de ellos, ni aun en etapas de crisis como la tremenda de apostasía que sufre en la actualidad. 
 

6 de julio, 2016. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de humanidades, escritor, militante social, bloguero.
Publicar un comentario