sábado, 22 de abril de 2017

"La escuela excatólica"



En Infovaticana, este pasado jueves 20 de abril publican una entrada con el contenido de una carta pastoral del cardenal Antonio Cañizares centrada en la realidad actual de la escuela católica. El cardenal español la concibe pensando directamente en la diócesis de Valencia, pero cabe perfectamente hacerla común, extensiva o válida para el resto de diócesis españolas y para la actualidad de la escuela católica en España.Image result for escuela catolica
 
 
Para el cardenal, del que el multimillonario político socialista manchego José Bono presume de ser amigo, hoy día en medio del vendaval de una sociedad secularizada, descristianizada y pagana a tope que ha vuelto la espalda a Dios, siendo una verdad como un templo de grande que los cristianos viven una suerte de exilio cultural, la escuela católica debe ser ese faro espiritual que este mundo descristianizado demanda, siempre sediento de Dios aunque de mil maneras lo rechace. La escuela católica siempre fiel al Evangelio y al Magisterio, continúa el prelado en su carta pastoral, por tanto, plataforma de educación de calidad integralmente evangelizadora, en permanente diálogo y encuentro con la cultura secular de nuestro tiempo y en permanente actitud de servicio solidario y misericordioso con los pobres, excluidos, marginados, enfermos, emigrantes, refugiados y resto de vulnerables sociales. Porque es a los más necesitados a los que la escuela católica debe ofrecer principalmente su visión cristiana del hombre, labor que debe, por ende, ser prioritaria en el quehacer educativo del educador de la escuela católica, que ha de descollar por el luminoso testimonio de su compromiso de fe.Image result for escuela catolica


Lo anterior expuesto es, en esencia, lo que pide en su carta pastoral el cardenal Antonio Cañizares para la escuela católica. Ya, muy bien: el cardenal se ha preocupado de exponer lo que sería deseable que así fuese, esto es, la verdad de la Iglesia, pero me temo que la realidad actual de la escuela católica -siempre, honrosas excepciones de rigor aparte que confirmen la regla- se parece al contenido de la carta pastoral lo que un huevo a una castaña.Image result for escuela catolica
 
 
Como que se parece mucho más a lo que expresan cuatro foristas que comentan esta entrada. Veamos: 
 
 
 
     Juan dice
 
  
Pues si no evangeliza, que no lo hace, de católica tiene lo que un servidor de jupiteriano. De primera mano constato que de los colegios “católicos” de mi zona (Lérida), no he visto más ateos y agnósticos por metro cuadrado que salgan de ellos.
 
Máximo. dice:
 
Un buen número de los profesores de los colegios “católicos” son rojos, comunistas, masones, anticristo, antireligión católica. Y si hablo de curas anticristos, apóstatas ni os cuento lo que tenemos que sufrir los católicos.
 
Echenique dice:
 
 
La escuela católica es prácticamente inexistente y algo de culpa tendrán los obispos. No se puede pedir peras al olmo.
 
Bergantinproalcielo dice:
 
 
La escuela católica es, salvo honrosas excepciones que confirman la regla, un nido de nepotismo, tráfico de influencias, fábrica de agnósticos y de ateos, y en todo caso promotora de un espíritu mundano y de un falso catolicismo light.
 
Teniendo en cuenta que esto es así y solo así por la implacable evidencia de los hechos, las palabras del cardenal Cañizares, al respecto del ya casi inexistente ideario católico de la escuela católica, provocan risa, pena, rabia, desconsuelo, consternación, indignación. ¿Sigo con la lista de adjetivos?
 
 
 
Reproduzco los adjetivos empleados por el forista que firma como Bergantinproalcielo: "risa, pena, rabia, desconsuelo, consternación, indignación". Porque ciertamente tus palabras, tu prédica toda, eminente cardenal Cañizares, provocan todo eso que dice Bergantinproalcielo y todavía más. Y de todo ello son ustedes los pastores los máximos responsables, los máximos culpables, ¡la Gran Apostasía eclesial!Image result for escuela catolica
 
 
Veamos, cardenal. Si la Iglesia, precisamente por causa de la Gran Apostasía que la asola y demuele, está atestada de trepas, carreristas, tibios ("A los tibios vomito de mi boca", afirma el Señor), mediocres políticamente correctos, progres (amigos del mundialismo, el feminismo, la ideología de género, las reivindicaciones de los colectivos LGTBI...), antinatalistas, laicistas mundanos, burócratas antimilitantes y apóstatas, ¿el panorama de la Iglesia católica es que es diferente? Es el mismo, dramáticamente el mismo, no puede ser otro, loables excepciones al margen que ni niego ni no deseo.Image result for escuela catolica
 
 
Por último, cardenal Cañizares, príncipe de la Iglesia, sucesor de los Apóstoles, etcétera, cuando me ocupo de estos asuntos no puedo evitar traer una vez más -y las que fueren necesarias, me supongo o me reafirmo- los casos que conozco de varios militantes católicos que en su momento hicieron una apuesta generosa por el Reino y por la Iglesia. Luego, arriesgada esa apuesta y por las mil vueltas que da la vida, se vieron todos con el curo al aire o con la vida como a dos manos, esto es, se vieron sin trabajo, sin dinero, sin recursos... Y entonces llamaron a las puertas de la escuela católica, años tras año, curso tras curso, cientos, miles de veces. Para siempre obtener la misma respuesta negativa, el mismo portazo en todas las narices. Ellos todos militantes, apologetas de la fe católica incluso, intelectual o culturalmente formados, llenas sus vidas de inquietudes culturales, pero solo recibían negativas, durante años, lustros. Y es como si con grande decepción hubieran ido comprendiendo que sus vidas no importaban nada a los eclesiásticos a cuyas puertas tocaban una y otra y otra vez... En tanto asimismo iban tomando conciencia de cómo es la escuela católica en la actualidad, que viene a ser como comentan los foristas  Juan, Máximo, Echenique y Bergantinproalcielo. Entonces, eminencia, así las cosas ¿te puedes parar siquiera a tratar de suponer cómo pueden sentirse ante las palabras de tu carta pastoral de marras los militantes católicos a los que los responsables de la escuela excatólica solo han dado nones, negativas, indiferencia, desprecio, ninguneo...?


Sí, no exagero, fíjate bien: tales responsables decretan como por sistema el desprecio a la militancia católica y se conforman con promocionar la tibieza, la mediocridad políticamente correcta, la apostasía, el mero nepotismo, el burocratismo antimilitante, la mentalidad antinatalista, el laicismo mundano... Y todo esto es tan patético por no decir ignominioso y vergonzoso, eminencia reverendísima. Y es todo tan desolador y abominante ya que es como para sospechar que ni muchos de ustedes pastores tienen en verdad fe en Cristo ni en  su Iglesia. ¿Porque Roma perderá la fe y será la sede del Anticristo? a   Image result for escuela catolica
 
 

Fíjate, eminencia reverendísima: yo me atrevo a formular estas críticas, doy la cara, conozco la realidad eclesial actual, trato de poner en práctica de vida mi condición bautismal de "sacerdote, profeta y rey", y empero considero con inevitable pesadumbre la suerte de esos militantes católicos que conozco, quienes preferentemente el desprecio, el ninguneo y la indiferencia han merecido de una Iglesia pastoreada por pastores que, como tú, luego hasta quedan bien escribiendo cartas pastorales como la de marras que aquí nos ocupa, pero que no quedan nada bien o encajadas con la realidad de los hechos, toda vez que estos desmienten de quilla a perilla lo que en documentos como tu carta pastoral, eminencia reverendísima, se afirma y propone.


Me da mucha pena en estos casos, todo sea dicho: denunciando estas verdades del barquero y como puños o catedrales de cantosas, el aparato eclesial diocesano canariense en peso más va a seguir maquinando contra todos los que se atrevan a poner el dedo en la llaga de las heridas que desangran a la Iglesia, en tanto toda esa suerte ya aquí aludida de trepas, carreristas, progres, laicistas mundanos, burócratas antimilitantes, antinatalistas, tibios (a los que Dios tiene tendencia a vomitar de su boca, según palabras suyas), mediocres políticamente correctos y apóstatas viven de la Iglesia, mantienen su negocio eclesial, su bisnes, sin decir ni pío, sin decir esta boca es mía, por miedo a perder su estatus, su privilegio, su parcela de poder, su puesto de trabajo. Y porque ni Cristo ni la Iglesia les importan un comino, les importa lo que les importa.


Desde luego, la filtración de doctrinas masónicas en la Iglesia, el espíritu mundano que amordaza la fe de grandes mayorías de creyentes... En definitiva, eminencia reverendísima, ante la Gran Apostasía que demuele y desolla viva a la Iglesia, ¿basta con orar?, ¿a uno le es permitido echarse a llorar ante tanta desolación?, y total, casi como una reacción de defensa frente a tanta maldad y tanta ignominia y tanto nepotismo y tanto apego al espíritu mundano como hay en la Iglesia, sobre todo en Occidente (en Oriente Medio y en África, la Iglesia católica sí es muy testimonial, incluso martirial), ¿uno también se puede permitir reírse a mandíbula batiente ante tanta inmisericorde hipocresía clerical completamente insensible al dolor ajeno?  


Y es que entre pastores que en un gran porcentaje son burócratas, hipócritas y apóstatas (adviértase que el orden de los factores no altera el producto, ni hay que ser Fernando Vallejo, de Colombia a México, para lanzar esta afirmación) anda el juego en la Iglesia hoy día.
 
 
22 de abril, 2017. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.    
Publicar un comentario