sábado, 18 de febrero de 2017

"La injusticia en las entrañas de la realidad (eclesial, social, política, económica...)"




Con todas las críticas y enmiendas a la totalidad que cabría hacer al Camino Neocatecumenal (conozco las muchas reservas a esta experiencia de fe prevenientes del destacado obispo católico Athanasius Scheneider) y que yo mismo trataría de aprehender sin mayor dificultad, toda vez además que servidor nunca ha pertenecido al Camino de Kiko Argüello (en lo tocante a Argüellos, he tenido más vinculación con quien responde al nombre de Luis Argüello, actual obispo auxiliar no recuerdo de qué diócesis española), ¿cuántos matrimonios en la Iglesia hay jóvenes que siguen o sigan el espíritu misionero y la generosa apertura a la vida de este joven matrimonio que trae como noticia a su bitácora el multimillonario (en visitas a su La Cigüeña de la Torre) F. J. Fernández de la Cigoña?Image result for camino neocatecumenal

 

¿En Cáritas? Conozco algunas repartidas por el territorio español, principalmente el insular canario. Y ahí abunda la progresía, el neomarxismo, el laicismo globalista o multiculturalista, el feminismo más o menos radicalizado, la ideología de género, y hasta el activismo de simpatizantes de las movidas de los colectivos de LGTBI.Image result for camino neocatecumenal

 

O sea que no, en las Cáritas no abundan, honrosas excepciones aparte, las jóvenes familias con espíritu misionero y generosa apertura a la vida (tener hijos según el plan de Dios). Dónde entonces, ¿entre los educadores de la escuela católica?
 
 

¿Se lo preguntamos al forista mexicano Capeto, quien en esta misma torre de católicas y peregrinas cigüeñas escribió hace algún tiempo, lo conservo gravado en mi memoria, selectiva como todas las humanas memorias: “La escuela católica en la actualidad ha venido a ser, salvo honrosas excepciones, nido de corrupción, nepotismo, tráfico de influencias, fábrica de agnósticos, de ateos, y promotora de un falso catolicismo light “. A pulso se lo han ganado, o sea, que es así, ¿por culpa mía? No, ni modo, la culpa es de los curas y religiosos y de los agentes seglares responsabilizados de toda esta movida de implementación de la Gran Apostasía en la Iglesia.Image result for camino neocatecumenal



Familias como la del Camino Neocatecumenal traída por Cigoña a su tan visitada bitácora… Que se lo pregunten a las actuales autoridades diocesanas canariensis, las cuales consintieron o hicieron la vista gorda, como se prefiera, que durante años impartiera Religión católica un excura abiertamente gay, como que convivía con su pareja el nota. Y así como fue la cosa, ¿qué tiene que ver el modelo de pareja de esos gais con la familia tradicional de espíritu misionero y generosa apertura a la vida que nos trae a su blog el bloguero de la Cigoña?Image result for camino neocatecumenal
 
 


¿Quiénes son los responsables de que el excura canario a que me refiero diera clases de Religión católica durante años, mientras convivía maritalmente con su maromo? No es difícil adivinar que son los mismos que han despreciado, humillado, ninguneado a un amigo mío que no solo sabe inmensamente más que el impresentable excura gay ese, que sí tuvo la suerte de que lo llamaran para impartir Religión católica en la escuela pública mientras pasaba las noches en la cama con su pareja de entonces, sino que es sobre todo militante católico, tal vez de esos que no le gustan al papa Francisco y que… ¿Les tembló el pulso, inmisericordes, a esos eclesiásticos diocesanos canariensis a la hora de perjudicar, humillar, despreciar y ningunear a ese mi amigo al que particularmente me estoy refiriendo y al resto de amigos y conocidos míos igualmente perjudicados a los que también me refiero aquí y ahora?

 


Este amigo mío, que apostó fuerte en su momento por el Reino y la Iglesia y que lo perdió casi todo en la puesta, humanamente hablando, se ha visto obligado a trabajar de peón de la construcción, peón agrícola (casi siempre en negro, en la economía sumergida), chófer (también en la economía sumergida, en mercadillos codo a codo con negros africanos musulmanes, con gitanos, con magrebíes…), recolector de tunos indios (quien ha cogido tunos indios alguna vez, reconoce que esta labor, tan ingrata, como tan desesperada o de emergencia, no están dispuestos a hacerla ni muchos enganchados a la droga), mientras el excura gay y otros impresentables apóstatas o mundanos o meros “enchufados” se ganaban la vida gracias a la Iglesia corrompiendo la doctrina de la fe de la Iglesia.Image result for camino neocatecumenal
 
 


De modo que ante este estado de cosas, ¿quiénes son los responsables de que no abunden las familias de espíritu misionero y generosa apertura a la vida en la Iglesia? ¿Quiénes son los que contratan a mundanos, neomarxistas, antinatalistas, progres, feministas e incluso lesbianas y gais activos para Cáritas, la escuela católica descatolizada, la docencia de Religión católica para la escuela pública, al tiempo que desprecian, putean, marginan, ningunean y machacan a militantes católicos como ese mi amigo (en verdad, conozco los casos de varios amigos y conocidos a los que la Iglesia actual les ha dado con la puerta en las narices), tan pecador como cualquiera, sin duda, pero militante católico deseoso de fidelidad a Cristo y a su Iglesia?



Por último, como a modo de postdata no me resisto a volver a dejar constancia de que lo de ese amigo mío -y en general, lo haría extensible a los casos y experiencias de los otros militantes católicos que conozco marginados por la institución eclesial-, sí que es una opción por los pobres aun a su pesar, sin que tal opción le haga sentir orgulloso, porque él ni siquiera se siente digno de esa opción, es simplemente lo que no le ha quedado más remedio que hacer.


Por su parte la mediática Lucía Caram, aún monja dominica argentina residente en Barcelona, como monja trotaplatós y ávida de micrófonos va pregonando constantemente que ella es muy solidaria, que en su vida lo crucial es Cristo y por ende los pobres del Señor. Vaya, qué bien por sor Lucía, a la que el mismísimo papa Francisco aplaudió en su momento: "Ah, vos sos la monja que hacé lío; pues seguí haciendo lío, que la Iglesia tiene como tesoro a los pobres".



¿Conque a los pobres, Francisco? Pues ese mi amigo de que hablo es pobre (como que ha tenido que trabajar en el peonaje de la construcción, en el agrícola, en cárceles de menores, como chófer codo con codo con sufridos vendedores de mercadillo negros, magrebíes, gitanos...). Y el pobre de mi amigo te escribió una carta hace dos años, 5 folios en los que te abrió su corazón, te contó de la podredumbre que se respira actualmente en la diócesis de Canarias, te regaló un ejemplar firmado de su última obra publicada... Mas tú, papa Francisco, tú y tu compatriota Lucía Caram, tan solidarios son que justamente por ello sienten auténtica veneración por los no católicos; así las cosas o la inclinación del cariño, venga a abrazarse con ateos, agnósticos, sionistas, globalistas, laicistas, feministas, budistas, anticlericales... Y hasta contestaste al transexual español Diego Neira, lo llamaste por teléfono, se comunicaron ustedes, también intervino entonces la novia lesbiana de Neira, la andaluza Macarena, y acabaste recibiéndolos en el Vaticano, gastos pagados encima, fotos juntos los tres que se han hecho virales... A todo lo cual no daban crédito, por más que se frotaban los ojos, o los desorbitaran, ese mi amigo a que vengo refiriéndome y también los otros que me conozco y que en su momento, cada uno, te escribió su carta.




Por Dios, qué pasada todo lo que está ocurriendo en esta Iglesia.




18 de febrero, 2017. Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, escritor, bloguero, militante social.

 
Publicar un comentario